martes, 29 de diciembre de 2009

Conectado otra vez con el mundo...

Bueno, aprovecho que vengo al ciber para actualizar mi blog, responder correos atrasados y visitar las páginas de los amigos, descargar música, etc. Sí, después de hibernar dos semanas y de pasar leyendo y releyendo a Gorz, a Gujarati, a Martínez Peinado y Vidal Villa, a Quevedo y a Camus, vengo a actualizarme de lo que pasa en el mundo exterior y sectores conexos. Leo con alegría que Rafa ya está en casa de nuevo y que todo va bien, que ya pasó navidad, que ya están las notas de Economía Ecológica, etc.
Después de lo último que escribí por acá, vinieron las tres semanas más pesadas de todo el ciclo, y podría decirse que de todo el año. El trabajo de Economía de los Factores me consumió casi todo ese tiempo, aunque fue una buena experiencia: un estudio de la competitividad de la manufactura salvadoreña desde un enfoque marxista. Eso de construir las bases de datos con las categorías marxistas -las de Shaikh, de hecho- fue díficil y entretenido. Después de la defensa de dicho trabajo -segunda semana de Enero- subiré algunas cosas por acá, aunque los gráficos siempre son un problema.
En Economía Ecológica el trabajo fue la construcción de un índice de situación ambiental municipal. Más que todo, la metodología fue la parte de ganancia del trabajo, lastimosamente no pudimos llevarlo tan a fondo en cuestiones económicas y se quedó en líneas generales de política económica.
Por el momento estoy trabajando en alguna cosa sobre la migración, una visión económica de la misma. Esto implica pelearse con Heckscher, Ohlin, Samuelson y seguidores.
Parentesis: Samuelson, de hecho, murió hace dos semanas, después de toda una vida dedicada a hacerle daño al mundo y a la economía. Pero aja, pobrecito. La noticia está aquí.
Pues sí: me parece que para estudiar el fenómeno de la migración desde una visión económica falta crear el sustento teórico que explique el fenómeno y no atenerse a los modelos tradicionales. La aplicacción que hace Mundell del modelo Heckscher-Ohlin-Samuelson me parece equivocada, principalmente por el parádigma de equilibrio en los mercados de bienes y de trabajo en el largo plazo.
A la vez, trabajamos con Daris Argueta -compañero de la carrera de economía- en un pequeño estudio sobre la seguridad alimentaria.
Le estoy dando un poco de revisión a escritos acumulados a lo largo de todo el año. Cosas con rima asonante de las que ya adelanté un poco y otras cosas que pululan entre los cuadernos de economía. Terminé -por fin- de leer la correspondencia Miller-Durrell, tal vez el libro más aburrido que leí este año, sólo comparable con el libro de Michael Porter. Sí, debo confesarlo la Ventaja Competitiva de las Naciones me aburrió. Porter redunda demasiado y tiene una pésima redacción -al igual que Menger, jejeje.
Terminé, también, de revisar un pequeño ensayo cuyas primeras ideas empecé por esta misma época el año pasado. Es un ensayo sobre el pensamiento económico del Che Guevara. Lo subo a continuación de este blog.
Bueno, es el informe por el momento. Saludos.

No hay comentarios: